Impacto ambiental del uso de la tecnología de biomasa y biogás

Impacto ambiental del uso de la tecnología de biomasa y biogás

Algunos residuos agrícolas, como el estiércol y los subproductos animales del procesamiento de la carne, son ricos en humedad y pueden ser convertidos de manera eficiente para producir biogás.

El uso de la biomasa, productos de desecho de las industrias agrícola y forestal, se ha convertido en un tema candente en el mundo de la generación de energía.

Estos productos pueden ser convertidos en combustibles sólidos, líquidos o gaseosos que son capaces de crear energía de la misma manera que los combustibles fósiles se utilizan hoy en día, con la ventaja adicional de ser fuentes de energía renovables.

Un uso de los combustibles de biomasa que también se ocupa de las cuestiones de impacto ambiental de la agricultura es el biogás.

A continuación, analizaremos el impacto medioambiental del uso de la tecnología de la biomasa y el biogás.

Este gas es principalmente metano, un gas altamente inflamable que puede ser usado para operar generadores eléctricos y para hacer funcionar motores de combustión interna.

Estos productos se acumulan a un ritmo muy rápido en áreas donde se crían y procesan grandes cantidades de ganado, pollos, cerdos y otros animales.

Si no se tratan, se acumularían hasta el punto de contaminar el área con bacterias y contaminar los arroyos y lagos. El olor de estos materiales al pudrirse también podría clasificarse como contaminación del aire.

Mediante el uso de equipos especializados conocidos como digestores, el estiércol animal y las partes no utilizadas, como las vísceras, pueden convertirse de masa de desechos a biogás.

La mayoría de los digestores son de naturaleza anaeróbica, lo que significa que realizan su trabajo en un entorno sin aire.

Impacto ambiental del Biogas

Los digestores están habitados por cuatro o más tipos diferentes de bacterias en un ambiente sellado. A medida que los residuos entran en el digestor, las primeras bacterias comienzan a descomponer el material en componentes más simples.

La segunda bacteria toma los materiales que fueron creados por la primera y los descompone aún más a medida que toman su sustento.

El proceso continúa a través de todo el grupo de bacterias simbióticas hasta que el material que sale al final del digestor es un tapón seco de materia sólida que puede ser quemado en un horno o para alimentar un generador y biogás.

Uso de biogas en la agricultura

En la mayoría de las operaciones agrícolas que utilizan digestores, el biogás se utiliza para hacer funcionar los motores de los generadores eléctricos que son capaces de suministrar más energía que la que utiliza la granja.

También se puede utilizar para cocinar y calentar agua, además de proporcionar calor para mantener el digestor a una temperatura óptima para las bacterias del interior.

El impacto ambiental de un sistema de este tipo es que elimina el material de desecho que podría ser una fuente potencial de contaminación y lo convierte en energía utilizable.

En las fincas que utilizan este sistema, también las retira de la red de energía primaria o las coloca en posición de suministrar energía a la compañía eléctrica local, reduciendo así, aunque sólo sea en una pequeña cantidad, la cantidad de combustible fósil necesario para suministrar energía en esta área.

En otros países, como Dinamarca es un buen ejemplo, las explotaciones agrícolas que son demasiado pequeñas para tener su propio sistema de digestión tienen la opción de transportar sus residuos a una instalación central que envía el biogás producido de vuelta a quienes aportan la materia prima.

La tecnología de la biomasa y el biogás ha contribuido a mejorar la calidad de nuestro medio ambiente al eliminar los desechos agrícolas que, de otro modo, se acumularían y se convertirían en una fuente importante de contaminación y de posible contaminación.

Relacionado