Biomasa y Renovables | Akiter

Las energías renovables son la alternativa más limpia y menos perjudicial para el medio ambiente. 

Una parte de la energía que llega a la Tierra procedente del Sol es absorbida por las plantas, a través de la fotosíntesis, y convertida en materia orgánica con un mayor contenido energético que las sustancias minerales. 
 
La biomasa es un combustible ecológico: ayuda a reducir las emisiones de CO2, no emite contaminantes sulfurados  o nitrogenados y apenas emite partículas sólidas. Además, elimina residuos orgánicos e inorgánicos mientras se utiliza como fuente de energía y reduce la dependencia de otros combustibles, en su mayoría fósiles.
 
El sistema, cuyo elemento clave es la caldera de biomasa, permite cubrir las necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria tanto en vivienda, edificio del sector terciario como en algunos procesos industriales. Las instalaciones actuales funcionan de modo automático y su diseño permite el control remoto de los sistemas por internet o líneas GSM integrados que permite establecer los parámetros de funcionamiento del sistema según las exigencias de cada cliente. La alimentación de quemadores de la caldera de biomasa se realiza mediante sistemas de sinfín o neumáticos a ritmo marcado por la demanda. Las temperaturas muy altas dentro de la cámara de combustión dejan muy pocos residuos y hacen todavía más simple el proceso de limpieza de la caldera. 
 
El agua caliente sanitaria que se extrae del depósito se distribuye a una temperatura sobre los 75º C. El agua que se impulsa a los radiadores o el suelo radiante está entre 30º y 70º dependiendo de las necesidades y las condiciones meteorológicas.
 
La calefacción con biomasa puede ser aplicada para el calentamiento de la piscina para prolongar la temporada de su utilización y como otra opción para zona antihielo en acceso a casa/garaje mediante empleo eventual de suelo radiante en este espacio.
 
La biomasa sirve para transformar con facilidad cualquier tipo de calefacción existente y es compatibles con distintos tipos de emisores de calor sean los radiadores o el suelo radiante. Se integra con facilidad con la energía solar y otros generadores. Los últimos modelos de calderas de biomasa que nos ofrecen el funcionamiento automático exigen sólo el control del nivel de llenado de silo que puede llegar hasta 7000 kg de pellet de alto poder calorífico. La condición obligatoria para una instalación de biomasa es tener previsto el lugar de almacenaje dimensionado con un criterio de amplia autonomía. 
 

Al nivel económico la calefacción por biomasa es rentable debido a la reducción de gastos mensuales hasta un 50% en comparación con una caldera de gasóleo.

 

En Akiter hemos realizado a día de hoy 66 proyectos de Biomasa con un total de 1260 KW instalados.
 
 
Existen varios tipos de combustible para calderas de biomasa: briquetas, pellets, astillas, hueso de aceituna, cáscara de almendra, etc.
 
Para el buen uso y el mayor rendimiento del sistema aconsejamos a nuestros clientes, que han elegido biomasa, alimentar las calderas con el pellet de calidad. Hace falta comprobar el color que debe ser uniforme, que no tenga demasiado polvo, ya que producirá más cenizas y hollín, no contenga aditivos no pertinentes (papel, tierra, metal, etc.) En los últimos años se ha ido consolidando una amplia red de distribuidores de pellet cada vez más profesional y comprometida con la calidad del producto que cada vez más está normalizado según DIN plus u otras normas de reconocido prestigio.
 
La condición importante de almacenamiento de pellet es un lugar seco. En este caso no perderá sus propiedades y no tendrá fecha de caducidad. 
 

Nuestros Servicios de biomasa

Nuestros servicios de biomasa garantizan

la plena satisfacción de nuestros clientes.